viernes, 22 de junio de 2012

El último refugio


      El hayedo de Fredes, es el hayedo más meridional de Europa, pertenece al parque natural de la Tinença de benifassá, al norte de la provincia de Castellón, alberga una fauna y una vegetación rica y bien conservada.


      En las aguas cristalinas de sus arroyuelos podemos ver a uno de los integrantes más curiosos de los cursos fluviales no contaminados, el mirlo acuático.


      El hayedo de Fredes o del Retaule se torna fresco en verano y mágico en otoño, con su espectacular cromática que nos traslada a un entorno paradisíaco en el que impera el idioma de las pequeñas aves y la tranquilidad que comporta como refugio natural.



      Abrigado por los contrafuertes rocosos que lo protegen, se conserva en muy buen estado gracias a las brisas atlánticas que lo acarician y al respeto que muestran sus visitantes.


      Fagus Sylvatica, el haya, representante por excelencia del bosque caducifolio, el gran árbol, el Faig pare, así se llama el haya declarada árbol monumental por el departamento de agricultura, ganadería y pesca el tres de Diciembre de 1992.

                                        Fotografia by, Roberto Gallego

Fotografia by, Roberto Gallego

      Con más de 250 años de edad y 25 metros de altura, el Faig pare, es testigo del silencioso paso de las cabras monteses que todavía nos deleitan con su presencia en estos hermosos parajes.

  
     

No hay comentarios:

Publicar un comentario