miércoles, 12 de noviembre de 2014

La morrudeta

      Volvemos con nuestra morrudeta. En esta ocasión y para no estresarla en exceso, hemos dedicado el 2015 a podar y alambrar las ramas para conseguir conicidad, longitud y movimiento, tambien se afianza el caracter del tronco y sobre todo mucho abono, agua y sol.
      Por el momento la dejaremos descansar hasta la  primavera y lo dicho, bonsai = a paciencia.



El antes y el después
      En esta ocasión, presentaremos un olivo que se recuperó a principios de Marzo de 2011, en tierras valencianas.
      Tras su recuperación cortamos por la base dejando unos 15 cm  de alto, para más adelante tener margen y poder cortar a una altura deseable. Luego pusimos pasta cicatrizante plástica  en su base, respetando la zona viva de la corteza la cual impregnamos con  hormonas enraizantes en polvo, para con ello potenciar la capacidad de emisión de nuevas raices.





      Posteriormente lo plantamos en Akadama y lo regamos a fondo. Su primera brotación y emisión de raices no se hizo esperar.


      Así se presentaba a mediados del mes de Mayo del mismo año.


      Ya para mediados de Febrero de 2012 y con un cepellón de raíces sano, lo trasplantamos al suelo con el fin de propiciar el desarrollo de un nebari fuerte y horizontal, también dimos un buen corte en la parte superior hasta dejar el árbol  con una longitut de unos 8 cm.


      También le pusimos riego programado por goteo y abono regularmente, para que no tuviese carencias y se desarrollase convenientemente, (mayo de 2012).



      Tras un año plantado en pleno campo, comenzamos a alambrar  prácticamente la totalidad de las ramas buscando un primer diseño, (Mayo de 2013).



      De lo demás se haría cargo el tiempo y las inclemencias
medioambientales.


      En Enero de 2014, sacamos al árbol del suelo para plantarlo, en esta ocasión en un colador de plástico, saneando sus raices en una primera etapa de su formación.






      Plantando el árbol en un colador conseguimos una gran oxigenación de sus raices y por tanto un crecimiento superior.


      Así se muestra nuestro árbol a mediados de Octubre de 2014, con una brotación limpia y cada vez más densa. Y por el momento, queridos amigos, nuestra morrudeta nos deja para descansar este invierno y despertar en la primavera de 2015 fuerte y vigoroso. 


      05 de Diciembre de 2015.



4 comentarios:

  1. Buen trabajo y buen árbol, siempre adelante, enhorabuena

    ResponderEliminar
  2. Bon travail cet arbre promet une belle évolution

    ResponderEliminar
  3. Hola Hervé, gracias por comentar, este árbol se encuentra en buena evolución, también estamos preparando fotos de su estado actual y pronto las compartiremos, un saludo del equipo MaytoSam

    ResponderEliminar