martes, 23 de febrero de 2016

El olmo siberiano


      
      Ulmus Pumila para los científicos, originario de Turquestán, este de Siberia, Mongolia, Xizan ( Tibet ) y norte de China. Se trata de un olmo bien adaptado al clima Mediterraneo, le gusta tanto el sol directo y el calor del verano, como el frio intenso del invierno, el cual le permite poder brotar con fuerza en primavera.
      De madera más fragil que el ulmus minor, sus hojas son más planas y su coloración otoñal es de un amarillo intenso un poco anaranjado, es mas resistente que su hermano ( minor ) a la grafiosis, lo que le hace ser ideal como bonsái.

       
      Para finales del mes de Marzo de 2014 y en tierras valencianas nuestros Pumilas presentan infinidad de racimos apelotonados con forma de pequeñas monedas, las cuales a modo de alas circulares, transportan las semillas en su interior.



El antes y el después
           En los primeros días del mes de Abril, recolectamos las semillas que no precisan estratificación y nos permiten plantarlas en el momento, con unas probabilidades de germinación importantes.


      Las colocamos planas, distantes entre si dos centímetros, las cubrimos de sustrato y regamos a fondo. En pocas semanas tenemos las plántulas listas para ser repicadas, con ello eliminamos la raíz pivotante y las volvemos a plantar pero esta vez en tiestos independientes.



      Ya para mediados de verano ( Julio de 2014 ) cortamos a la altura deseada para definir la cruz del futuro bonsái.


      A partir de las dos hojitas anteriores al corte, se desarrollarán las ramas primarias que bifurcarán a modo de horquilla.


      Para el mes de Enero de 2015 tendríamos las ramas primarias maduras y lignificadas, listas para ser podadas y con ello planificar la segunda generación de ramas.


      En el mes de Noviembre del mismo año, muestro Olmo presenta una ramificación secundaria abundante, en forma de escoba.


      Tras el descanso invernal, febrero de 2016, podamos de nuevo y alambramos. En primavera podremos seguir formando nuestro bonsái con el nuevo crecimiento.



      A 12 de Agosto de 2016, tenemos nuestro pequeño pumila mostrándonos la sexta generación de ramas conseguida con la técnica de cortar y dejar crecer que confiere tanta naturalidad en el diseño de las ramas. Hace tan solo 10 días se defolió completamente para reducir el tamaño de sus hojas y promover el crecimiento de nuevas ramas las cuales densificarán la copa del árbol.






No hay comentarios:

Publicar un comentario